jueves, 12 de junio de 2008

Museo "Molino-Fábrica de Harinas" en Salamanca (España)

I
La antigua Fábrica de Harinas «El Sur», situada sobre el río Tormes en la ciudad de Salamanca, puede visitarse desde hace años tras su acondicionamiento y musealización.
I
Para verlo sencillamente debe solicitarse permiso en el Hotel Casino del Tormes, anejo a la fábrica y desde el que se accede directamente.
I
La harinera «El Sur» se trata de una industria hidráulica, ya que se abastece del río Tormes, cuyas aguas son represadas y dirigidas hacia una gran turbina que mueve toda la maquinaria por medio de transmisiones dentadas y poleas.
I
En el interior se puede contemplar la maquinaria original de la fábrica, un sistema completo instalado por Buhler, con diferentes modelos de laminadores y máquinas de limpia y cernido. Incluso los elevadores están firmados la multinacional helvética Buhler.
I
El modelo de molinos de cilindros o laminadores del que mostramos imagen de detalle es bastante antiguo, ya que en su placa se constata el nombre del fundador de la empresa, Adolf Bühler, y como localizadores sólo se indican Uzwil (Suiza), sede central de la compañía, y Barcelona (España), donde Buhler tuvo su primera delegación en España, antes de trasladarse a Madrid.
I
Los paneles, textos y organización del museo fueron realizadas por Javier Moreno Lázaro, profesor de Historia Económica en la Universidad de Valladolid. Los dibujos, diseño y maquetación corrieron a cargo de Miguel Grande Martín.
I
Según la información que se facilita en el museo, la Fábrica de Harinas «El Sur» se construyó en 1881 sobre las ruinas de un molino maquilero existente en la aceña del Muradal. Esta primera fábrica, de la sociedad Pérez Moneo y Cía, molturaba con piedras francesas y exportaba a las Antillas. Una nueva compañía, Moreno y Allen, modificaba la fábrica entre 1895-1897 dotándose de la moderna maquinaria Buhler, con una capacidad de molturación de 30 toneladas diarias.
I
No dejen de visitar este edificio industrial en Salamanca, visita que se puede completar con la del Museo de la Historia de la Automoción que se encuentra a tan solo unos metros.
I