martes, 21 de octubre de 2008

El Molí del Duch, nuevo museo y restaurante en la provincia de Lérida (España)

Noticia de Mapi Menén en La Manyana (19-10-2008).

El antiguo Molí del Duch, construido en el año 1929, está a punto de convertirse en un gran museo y un lujoso restaurante. El edificio, que delimita geográficamente con los límites territoriales de los municipios de Torrelameu, Corbins y Vilanova de la Barca, está anclado en un bonito paisaje natural entre el río Segre y el Noguera Ribagorçana, en medio de la huerta leridana.

Sus actuales propietarios, un matrimonio vecino de la localidad de Benavent, compraron el molino hace cinco años con la idea de restaurarlo. Anteriormente había pertenecido a una familia residente en Lleida que por tradición se dedicaban a la fabricación de harina, pero que ya no lo hacían desde hace tiempo y optaron por despojarse de esta construcción familiar. El edificio estaba muy dejado cuando Pere Solanelles se hizo con él. Ahora el molino parece otro. Después de largas horas de trabajos de restauración, las piezas y maquinaria parece que se vayan a volver a utilizar de un momento a otro. El molino cuenta con cuatro plantas, y cada una de ellas contiene una fase para llegar a la elaboración de la harina. Como es habitual en este tipo de molinos, el proceso comienza en el tercer piso con el peso y la tría del grano y acaba en la planta baja con los clasificadores. Esta transformación es la que se podrá observar en un futuro. El Museu de la Ciència i de la Tècnica de Catalunya ha dado su aval ya que en una visita que realizaron al Molí del Duch pudieron comprobar que la madera de los accesorios y la maquinaria está en perfecto estado de conservación, y apostaron para que la harinera de Corbins junto con la azucarera de Menàrguens y las sínies de Torrelameu formen parte de un recorrido técnico agrícola muy interesante.

Para acceder al edificio se puede utilizar la A-II, en la salida de Corbins-Balaguer. Justamente delante del molino han construido una rotonda que facilita su acceso. El encanto del molino también viene acentuado por el abundante salto de agua del canal derivado del río Noguera Ribagorçana.

La intención de Solanelles es que este museo sea visitable cuanto antes, pero antes debe ser aprobado definitivamente por la Comissió d’Urbanisme de Lleida. En estos momentos el proyecto se encuentra en fase de presentar alegaciones con una fecha límite del día diez de noviembre. Sonanelles no lo duda ni un momento y afirma que “esta página de nuestra historia agrícola leridana se debe conservar para siempre”.

En la parte posterior del molino se encuentra un almacén de una sola planta que antes se utilizaba para guardar los sacos de trigo y las herramientas. La intención de la familia es la de convertir este edificio en un restaurante no cotidiano, que sería solamente para celebraciones de banquetes. Con el valor añadido del molino, el restaurante también tendría una zona ajardinada alrededor del mismo, el salto de agua y un toque rústico en la decoración.

Fuente:
http://www.lamanyana.es/web/html/lanoticia.html?id=86199&seccio=Comarcas&fecha=2008-10-19&sortida=03:00:00