viernes, 1 de octubre de 2010

Antiguo Molino Santa Clara en Lima (Perú)


Tuvimos que frotarnos los ojos un par de veces hasta asimilar que era cierto lo que estábamos viendo. Este magnífico edificio, que más bien tiene aspecto de palacio renacentista, fue un molino.

Como anunciamos, se encuentra junto a la iglesia de Santa Clara en la capital peruana, Lima.

Lo hemos conocido gracias al blog de Marco Antonio Gamarra Galindo y la reciente entrada que dedica al molino. Por su interés y la magnífica descripción que hace del edificio -ilustrada con magníficas fotografías de época y actuales- lo copiamos a continuación:

Puede ser digno de un gran poema, del más prestigioso elogio acerca de edificaciones republicanas en el Perú y de intrañables recuerdos que obligan a sus soñadores, los verdaderos barrioaltinos, a revivir una nostalgia latente en sus corazones al ver su sombra de casona añeja en día de verano. Sin embargo, el molino de Santa Clara, símbolo de una época interesante en el país, permanece en estado decadente, triste y, por poco, ruinoso. Fue declarado Monumento Histórico de Lima el 23 de enero de 1973.

Fue en una de mis caminadas urbanas cuando la observé por primera vez. -A pesar de los años, el Molino aún permanece con su usual imponencia de hace décadas- me dije y le dediqué unos minutos de mi tiempo, a contemplarla detalladamente: portón por portón, balcón por balcón, y claro, para también tomarle algunas fotos. Recuerdo muy bien cuándo sucedió este encuentro: un día de Semana Santa del 2010 como parte del recorrido tradicional de siete iglesias que, por primera vez, realizaba -aunque decidí ir a visitar algunas no tan concurridas como la iglesia Buena Muerte, Trinitarias, Santa Clara, no me perdí absolutamente de nada; descubrí, al contrario, que en estas zonas de la capital existen grandes riquezas históricas y culturales que a los limeños, en general, nos falta conocer-.

20100924-IMG_8436.jpg
Actual vista de la casona molino Santa Clara, de estilo italiano. Foto: Marco Gamarra Galindo.

Esta casona representa, claramente, el influente estilo italiano que contagió a Lima durante la llegada de un considerable número de inmigrantes de dicho país a la capital. Un caso ilustrativo es el de los hermanos Rainuzzo. En 1845 vino al Perú el inmigrante italiano Luis Josué Rainuzzo junto a una fortuna que invirtió, acompañado de su hermano Elías, en una empresa. Decidió realizar unas ampliaciones y mejoras a un antiguo y deteriorado molino que utilizaba al extinto río Huatica -el cual originó la construcción de una serie de molinos que trabajaban como fábricas de harina y venta de pan; de ahí el término de molino; Santa Clara, por la iglesia que está a unos pasos-. De esta construcción, la casa-molino Santa Clara ha quedado como tal hasta la actualidad. Por cierto, su arquitectura pertenece a la escuela neoclásica.

Siguiendo con la linea de tiempo, Luis Rainuzzo continuó por adornarla con magníficas esculturas que representaban a reconocidos intelectuales y artistas clásicos italianos, hechas en marmol de Carrara. Se trataban de 17 estatuas. Acerca de ello, el historiador de la PUCP, Juan Luis Orrego Penagos comenta en su blog:
"... (Luis Josué Rainuzzo) era muy amigo del arte: adornó su casa con 17 magníficas esculturas de mármol que representaban, en la parte baja, a Miguel Cervantes, Alejandro Volta, Andrea Doria, Rafael Sanzio, Dante Alighieri, Miguel Ángel, Maquiavelo, Víctor Alfieri y Galileo Galilei; en la parte superior estaban Víctor Manuel, Marco Polo y Diógenes; las otras cinco eran alegorías mitológicas. Sin embargo, cuando don Luis murió, las estatuas fueron bajadas y vendidas a Juan Levaggi quien, a su vez, las revendió a distintas personas de Lima. Hoy, a la entrada del Museo de Arte Italiano, podemos ver cuatro de ellas".

null
Molino Santa Clara en épocas pasadas, cuando estaban sus estatuas italianas en su fachada.

Se sabe, por las inscripciones de la base, que las estatuas de Galileo Galilei, Miguel Angel, Rafael Sanzio, Dante Alighieri, Miguel Cervantes y Víctor Alfieri fueron hechas en Florencia (Italia) por el escultor Casoni en 1865 y, sin duda, son de mejor factura que las restantes.

A raíz de la venta de la propiedad en 1878, las estatuas fueron vendidas y dispersas alrededor de 1940. En las primeras décadas del siglo XX y con la decadencia paulatina de los Barrios Altos, el edificio deja de funcionar como molino y poco a poco va perdiendo sus esculturas. Algunas fueron sustraídas y otras vendidas a coleccionistas.

Un blog dedicado exclusivamente en el tema del molino Santa Clara, aunque ya no constante como hace años, realizó una búsqueda sobre la actual localización de las mencionadas esculturas. Aquí el recuento de su trabajo, el cual, curiosamente, postula que existieron en realidad 18 esculturas:

"Logré un registro fotográfico de once de las 18 estatuas de la fachada original. La búsqueda fue larga pero dio como resultado encontrar estas estatuas en muy buen estado y custodiadas por instituciones: 4 en la Biblioteca Nacional, 4 en el Museo de Arte Italiano, 2 en los jardines del Museo Pedro de Osma. Existe una en el atrio de la iglesia del Cercado que está un tanto deteriorada. Los descendientes directos del señor Rainusso -italianos, pero preocupados por la historia del molino-, cuentan que las pequeñas estatuas que hoy adornan la plazuela del Cercado y la gran estatua que se encuentra en el hall del local del Beneficencia Pública, formaban parte de la colección que se encontraba en el interior del molino de Santa Clara".

20100924-casonasantaclara.JPG
Fotos contemporáneas del blog molinostaclara sobre el molino Santa Clara.

Al final de su hallazgo, la autora de este trabajo se muestra dispuesta a recibir información adicional al respecto. Nos sumamos a que se comparta información acerca de las demás, de tal manera que podamos enriquecer esta historia, poder reconstruir parte de esta memoria que contribuirá a una propuesta de puesta en valor.

La irresponsabilidad de las autoridades, como es habitual, apoyó a que desapareciesen grandes construcciones únicas en Lima. No esperemos a que el molino Santa Clara, soberbia casona de los Barrios Altos, caiga en la misma desgracia.

Curiosidades del Molino Santa Clara
Antes de que los hermanos Rainuzzo la compraran, el molino Santa Clara era de la propiedad del hospital Santa Ana. Lo utilizaban para la fabricación del pan para sus enfermos.

20100924-calle20lno.jpg
Calle Las Carrozas. Al fondo aparece el Molino de Santa Clara y el río que daba origen a su funcionamiento.

En la Guerra del Pacífico, el molino Santa Clara sirvió de refugio para muchas familias limeñas ante la incursión del ejército chileno por Lima. La casona enarboló la bandera italiana, lo que lo constituía, así, en un monumento emblemático de la presencia italiana en la zona, además de la riqueza artística traida de Italia que encerraban -y encierran- sus instalaciones.

Actualmente está ocupado por más de veinte familias pobres, quienes han adaptado sus instalaciones -como han podido- para vivienda. Por otro lado, funciona una industria de metal mecánica en parte de sus ambientes. Los actuales propietarios, residen desde hace muchos años en el extranjero y sólo tienen el propósito de venta. El 25 de septiembre del 2010 salió publicado en el diario la República una nota nuestra dando alerta de la importancia de cuidar el molino Santa Clara.

Para conocer más detalles sobre el mismo, recomendamos la visita y lectura del blog http://molinostaclara.blogspot.com/