viernes, 17 de abril de 2009

Ampliación: Fábrica de harinas «La Ceres» de Bilbao (Vizcaya, España)

Como prometimos, una vez que hemos leído el imprescindible libro de Joaquín Cárcamo y Jaume Rosell Los orígenes del hormigón armado y su introducción en Bizkaia: La fábrica Ceres de Bilbao (1994), procedemos a ampliar nuestra primera entrada sobre la harinera bilbaina «La Ceres».

En resumen, diremos que «La Ceres» ocupa el lugar de una antigua fábrica de harinas construida hacia la décadas de 1860-70 en el Muelle de la Merced de la ría de Bilbao. Por su ubicación, esta harinera se denominó «La Merced». Sus promotores fueron Juan de Zabala y Arteaga y Fermín de Arnedo y Lejarreta, agrupados en la sociedad Zabala y Arnedo. Aquella fábrica de harinas se impulsaba mediante vapor, y su construcción se debió a Pedro de Ibarrondo y a Valentín de Sologaistúa.

La sociedad se disolvió hacia 1880 y en 1887 la harinera es vendida al empresario Toribio de Ugalde y Molinuevo. Éste, junto a otros socios, crea la compañía Ceres en 1891, que posteriormente se reducirá al ámbito familiar y quedará como Ugalde y Cía., S. en C.

En 1899 se decide rampliar la fábrica de harinas, y ya mencionamos que para el nuevo edificio se apuesta por la introducción de un novedoso sistema constructivo: el hormigón armado 'Sistema Hennebique', desarrollado por el constructor François Hennebique (Neuville-Saint-Vaast, Bélgica, 25/04/1842 - París, Francia, 07/03/1921).

Se desconoce con certeza el autor del proyecto, pero parece que correspondió al ingeniero madrileño Ramón Grotta y Palacios (1868-1901) y modificado por uno de los hijos del empresario que encarga la obra, el arquitecto recién titulado Federico Ugalde y Echevarría (1873-1968). El alzado de la fachada que ilustra esta entrada corresponde a un artículo publicado en la Revista de Obras Públicas nº 1343 de 1901, y no se corresponde con fidelidad a lo ejecutado, pues se resolvió de una manera más funcional.

Del desarrollo de las obras existe una magnífica colección de fotografías en los Archives Nationales de París, todas ellas reproducidas en el libro citado de Cárcamo y Rosell. Una vez terminado el edificio, la nueva fábrica se dotó de maquinaria, la cual seguramente correspondió a la casa Seck, de Dresde, pues por las mismas fechas también provee a otra harinera de la familia Ugalde, la de Rentería.

En 1919 Toribio de Ugalde deja la gestión de «La Ceres» a sus hijos Alberto, Ernesto y Luis, quienes deciden vender su compañía para entrar a formar parte de Grandes Molinos Vascos, SA, creada en 1920 y para la cual desarrollará un interesante proyecto arquitectónico su hermano Federico, construido en Zorroza entre 1922 y 1924 (ver entrada sobre esta harinera).

«La Ceres» volverá a los Ugalde en 1927, al ser comprada por Ernesto. Luego sufrirá un sinfín de avatares, pues en 1935 es embargada por el Ayuntamiento de Bilbao, adjudicada en 1936 a la Hacienda Estatal. Durante la Guerra Civil la fábrica vieja sufre un incendio que la destruye. Por su parte, la nueva en 1939 pasa a poder de Jesús Quesada Barrios, no destinándose ya a la fabricación de harinas. En 1955 tiene lugar una ampliación de dos pisos, destruyéndose la mansarda original.

Como última intervención destacable, mencionamos la efectuada hacia el año 2002, dirigida por el arquitecto Iñaki Aurrekoetxea. El inmueble pasó entonces a tener uso residencial. Estos datos se los debemos, nuevamente, a Joaquín Cárcamo Martínez, con quien quedamos en deuda y enormemente agradecidos por habernos dado a conocer esta magnífica fábrica de harinas.

Agradecemos también la colaboración de Federico Escudero Letamendia, sobrino-nieto de Federico Ugalde Echevarría, sobre quien tiene un interesante blog que les recomendamos.