miércoles, 8 de junio de 2011

El Molino de San Andrés de Villava (Navarra, España) centro de difusión cultural dentro de un parque fluvial


Reportaje publicado hace algunos días por Esther Imízcoz con fotografía de Oskar Montero en Noticias de Navarra:

El Molino de San Andrés, situado en la confluencia de los ríos Arga y Ulzama, fue inaugurado ayer como nuevo centro de difusión cultural en el marco del parque fluvial de la Comarca de Pamplona. Tras una rehabilitación integral que ha costado siete años y 1.659.000 euros, la antigua harinera y central hidroeléctrica es ya un "lugar de encuentro" en el que se puede disfrutar de sus aspectos "lúdico y educativo", según explicó el presidente de la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona, Javier Torrens.

El molino fue construido en el siglo XVI por los vecinos de Huarte y Villava. Posteriormente, fue reconvertido en harinera y central hidroeléctrica. Precisamente, el molino de San Andrés fue el primer lugar desde el que se suministró energía eléctrica a Villava.

La rehabilitación y el acondicionamiento del molino han comprendido la consolidación de la cubierta del edificio, su adecuación como espacio expositivo, o el equipamiento de la exposición y los diferentes espacios de actividades. La planta baja del edificio contiene un espacio de hostelería interior y terraza, así como una barra de bar hidráulica que permitirá evitar daños durante las riadas. También hay una sala de audiovisuales y espacio para actividades de sensibilización medioambiental. En la primera planta se encuentra la sala de exposiciones y una explicación sobre el molino y la central hidroeléctrica.

Durante la inauguración del molino, el consejero de Cultura y Turismo, Juan Ramón Corpas, admitió sentir "orgullo" ante esta y otras actuaciones llevadas a cabo de cara a "hacer atractiva esta comarca y la capital". Asimismo, también recalcó "la funcionalidad y el servicio" del molino como "un lugar de descanso y de paso para los peregrinos". Precisamente, la sala de exposiciones del molino alberga una muestra permanente sobre el Camino.

Pello Gurbindo, alcalde de Villava, también tomó la palabra para agradecer que haya sido posible "ver el molino convertido en un lugar de encuentro, de ocio", y recordó que esta "emblemática obra de restauración" sirve también para "recuperar oficios que han caído en desuso, pero no en el olvido, y para reafirmarnos en una apuesta por el desarrollo sostenible". Por su parte, Javier Basterra, alcalde de Huarte, agradeció la recuperación de "un edificio de más de cuatro siglos que en su momento surgió para resolver un problema tecnológico y que ahora resuelve otro de tipo lúdico y cultural".