lunes, 14 de abril de 2008

El Ayuntamiento de Cistierna persiste en la preservación del molino de Sorriba del Esla (León, España) pese a la negativa de la CHD

I
La Conferedación Hidrográfica del Duero (CHD) considera inviable la recuperación del molino de Sorriba del Esla (León), según los informes técnicos que este organismo ha elaborado, ante el riesgo que se produzcan inundaciones. Así se lo comunicó el pasado 14 de marzo de 2008 el presidente de la CHD, Antonio Gato, al alcalde de Cistierna Nicanor Sen (PSOE), municipio al que pertenece la localidad de Sorriba del Esla, durante una reunión que ambos han mantenido en Valladolid, según informan fuentes del Ministerio de Medio Ambiente.

El organismo, además, ha resulto no revertir los 600.000 euros a los propietarios del molino que fue expropiado por la Confederación en el año 1994 para construir el Canal Alto de Los Payuelos, dedicado a la canalización del riego en la comarca leonesa de Tierra de Campos. Según las mismas fuentes, los propietarios del molino pretendían recuperarlo en propiedad aunque según los informes los cimientos del edificio se inundan con facilidad durante las campañas de riego «una situación que se extenderá a prácticamente todos los meses del año una vez que entre en funcionamiento la central hidroeléctrica de Sahechores de Rueda», según, ya que aumentaría el caudal circulante del Canal que afecta al edificio.

La posibilidad de lluvias torrenciales o la hipotética necesidad de desembalsar la presa de Riaño serían también situaciones que harían crecer la capacidad del Canal de Los Payuelos y «se correría el riesgo de que el nivel de agua llegara hasta el umbral de la vivienda, inundara el patio y los cimientos del trastero y del cobertizo. Por todo ello CHD no considera «posible la reversión puesto que el molino quedaría siempre afectado en su cimentación».

No obstante la Confederación y el Ayuntamiento de Cistierna tratarán de buscar fórmulas de cooperación que permitan al municipio abordar una rehabilitación de los inmuebles como muestra de la arquitectura tradicional, aunque siempre condicionada a la inevitable situación de inundación de los cimientos de la edificación. A este respecto, el alcalde de Cistierna, Nicanor Sen, manifestó que la pretensión del Ayuntamiento es lograr una cesión para proteger y mantener el molino de Sorriba dado que es parque de la arquitectura popular del municipio. «A partir de aquí se buscarían vías de financiación para rehabilitarlo y dar al molino una utilidad como podría ser convertirlo en un museo etnográfico o en una sala de exposición o para lo que en su momento se considere oportuno», destacó.

Para Nicanor Sen lo primero sería que el Ayuntamiento de Cistierna tuviera la cesión de los edificios que se pudieran ceder por parte de condeferación y a partir de aquí iniciar el proceso de rehabilitación para proteger este edificio singular.

Historia

El molino, que se denomina indistintamente como de Sorriba, del Ribero, de Abajo o Nuevo, aunque anterior, se documenta por primera vez en el Catastro de Ensenada (1750). Desde que fuera expropiado en 1994 por la CHD ha sufrido un notable deterioro tanto en su estructura como en el grado de conservación de su maquinaria.

Fuentes:
I
SANZ GARCÍA, S. (2007): Origen y misterio de los nombres de agua en el Concejo de Cistierna. Ayuntamiento de Cistierna, concejalía de Medio Ambiente. Editorial Mic.