martes, 11 de agosto de 2009

Villaquilambre (León, España) protege sus molinos harineros


El municipio leonés de Villaquilambre, en el alfoz de la capital provincial, ha decidido proteger sus numerosos molinos harineros en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), según informaba en la edición de ayer el Diario de León.

De este modo, el Ayuntamiento de Villaquilambre, con una importante expansión urbanística en los últimos años, evita la destrucción de las presas hidráulicas que surcan su término municipal desde la alta edad Media, irrigando sus campos y moviendo los artefactos molinares desde tiempos inmemoriales.

De estas presas, por su importancia y antigüedad documentada, destacan la Presa Vieja y la de San Isidoro, ambas del siglo XII y sangradas del río Torío. También debe reseñarse la Presa Blanca, que nacía cerca de Villaobispo.

La Presa de San Isidoro fue concedida en el año 1181 al convento homónimo leonés. Tuvo ordenanzas desde 1385.

La Presa Vieja, también llamada del Obispo, de San Lorenzo o de los Curtidores, fue encargada por un obispo leonés del siglo XII. Sus ordenanzas más antiguas son del año 1481.

Todos estos cursos de agua artificiales tenían sobre sí molinos u otros artefactos que aprovechaban su potencial energético hidráulico para moverse y ejecutar trabajos. Ese era el caso de hasta siete molinos harineros que, en mejor o peor estado de conservación, han llegado hasta nuestros días en este término municipal.

Afortunadamente su catalogación y protección evitará su desaparición. No en vano, el PGOU de Villaquilambre indica que «constituyen un elemento importante no sólo desde el punto de vista paisajístico sino también cultural».

También en San Andrés del Rabanedo
Otro municipio del alfoz de León, San Andrés del Rabanedo, también cuenta con protección específica para sus presas y molinos en su PGOU. Gracias a ello se mantendrán una buena parte de los edificios molinares que abastecían de harina a la capital provincial en siglos pasados, dándose la paradoja que algunos de los molinos encuadrados en el término municipal de la propia León están amenazados por la especulación urbanísitica o el deterioro, careciendo de protección por el momento, según nuestras noticias.

El caso de San Andrés del Rabanedo destaca principalmente por los artefactos ubicados en la Presa del Bernesga o del Infantado, que movió hasta 18 molinos a mediados del siglo XIX, muchos de ellos en este término. Ojalá cunda el ejemplo.

Fuentes:
http://www.diariodeleon.es/noticias/noticia.asp?pkid=470510
http://www.la-cronica.net/2009/07/19/7-dias/molinos-en-medio-de-la-ciudad-43195.htm
http://www.trobajodelcamino.net/presamolinos.htm